¿Qué es la cédula de habitabilidad?

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad exigidas por la Ley y que, en consecuencia, es apto para ser utilizado como vivienda.

Las viviendas con actividades económicas se consideran viviendas a efectos de la exigencia de la cédula de habitabilidad.

¿Qué información contiene la cédula de habitabilidad?

Los datos que debe mencionar la cédula de habitabilidad son los siguientes:

  • La dirección de la vivienda
  • La superficie útil y el número de habitaciones
  • Las estancias y demás espacios de la vivienda
  • Ocupación máxima
  • Nombre del técnico solicitante.

¿Cuál es su periodo de validez?

Tiene una validez de 10 años y resulta imprescindible para celebrar un contrato de compraventa.

¿Es obligatorio tener la cédula de habitabilidad?

En cualquier transmisión, por venta, alquiler o cesión de uso, incluidas las derivadas de segundas y sucesivas transmisiones, es preciso acreditar que la vivienda cumple las condiciones de calidad, mediante la entrega al adquirente de la cédula de habitabilidad vigente.

Los notarios están obligados a comprobar su existencia e incorporarla a la escritura de compraventa.

Además, las empresas suministradoras de energía eléctrica, agua, gas, telecomunicaciones y otros servicios exigen la cédula de habitabilidad para la contratación de servicios y suministros a la vivienda. También es un requisito imprescindible para poder empadronarse en la vivienda.

Sin embargo, hay determinados casos en que es posible exonerar al vendedor de la aportación de la cédula de habitabilidad:

  • Cuando la vivienda vaya a ser derribada.
  • Cuando vaya a ser objeto de rehabilitación integral, en cuyo caso se deberá presentar un informe emitido por un arquitecto que acredite que la vivienda podrá obtener la cédula una vez ejecutadas las obras de rehabilitación.
  • Cuando el inmueble transmitido no vaya a destinarse a vivienda, dato que deben manifestar ambas partes de forma expresa en la escritura de compraventa.

Si, una vez obtenida la cédula de habitabilidad la vivienda pierde las condiciones mínimas de habitabilidad legalmente establecidas, podrá ser revocada, sin perjuicio de las medidas dirigidas a la conservación y rehabilitación del inmueble. Dicho de otro modo, se puede recuperar la cédula si se realizan las reparaciones necesarias para restablecer la habitabilidad del inmueble.

¿La obtención de la cédula implica la legalización si hay una infracción urbanística?

El otorgamiento de la cédula de habitabilidad implica exclusivamente que la vivienda cumple los requisitos técnicos de habitabilidad, pero no supone la legalización de las construcciones en lo que concierne a la legalidad urbanística. Para proteger los derechos de los compradores, cuando durante la tramitación de la cédula se ponga de manifiesto que el uso de un inmueble como vivienda no sea conforme a legalidad urbanística, deberá hacerse constar esta circunstancia en el documento de otorgamiento de la cédula, y el notario deberá advertirlo al adquiriente antes de autorizar la escritura.

En la práctica existen muchos casos en que el vendedor intenta transmitir una “vivienda” que no cumple los requisitos mínimos de habitabilidad y, en consecuencia, no es posible obtener la cédula. Si se encuentra usted en este caso, el comprador debe tener en cuenta que no podrá inscribirse en el Padrón Municipal en esa vivienda, ni alquilarla como tal, ni dar de alta los suministros, si no se califica previamente como local de negocio.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies