Trámites del Registro de la propiedad

Trámites del Registro de la propiedad

Las inscripciones que se realizan en el Registro de la Propiedad pueden ser de carácter tanto notarial, como judicial o administrativo, solo en contadas excepciones se admiten los documentos de carácter privado.

El procedimiento lo inicia la persona interesada en realizar la inscripción, para lo cual se debe presentar la documentación en el Registro de la Propiedad correspondiente al lugar donde se encuentra situado el inmueble. El primer paso será la inscripción provisional en el Libro Diario mediante un Asiento de Presentación por el plazo de sesenta días laborales.

Existen varias formas de realizar la presentaciónen el Registro, puede ser por vía telemática (la realizará un notario), por correo, por fax o personalmente, al enviarse de cualquier otra forma que no sea física tendrá que presentarse el documento o escritura original de forma presencial. Se recomienda contar con la ayuda de un abogado para realizar correctamente todos los trámites registrales.

Más sobre el proceso del Registro de la propiedad

Posteriormente, el Registrador dará calificación a dicho documento en un plazo de quince días hábiles. En caso de que se apruebe la inscripción se procede a realizarla y cuando la inscripción ha sido efectuada el documento es devuelto al solicitante conteniendo una nota de pie con la firma del Registrador.

Cuando la inscripción en el registro no ha sido aprobada es debido a que el Registrador encontró algún defecto en el documento, y deberá especificar cuáles son los Fundamentos de Derecho y los Hechos que justifican este rechazo, lo cual se notificará a la persona que solicitó dicha inscripción así como al Notario que autorizó la Escritura o en su caso la Autoridad de la que sea proveniente ese título.

Se dará una prórroga por sesenta días del Asiento de presentación por el Registrador a partir de la última notificación. Cuando la inscripción es rechazada el solicitante puede elegir entre la subsanación del defecto, en el caso de que fuera subsanable o también se puede optar por recurrir la decisión del Registrador.

Precisamente para evitar esta última situación es recomendable contar con la asistencia de un abogado inmobiliario durante el proceso que garantice la correcta inscripción de nuestro título en el Registro, lo cual resulta de vital importancia para poder en su día disponer, vender, hipotecar, heredar… el inmueble.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*