Expertos en asesoramiento legal en inversión extranjera

La Ley 14/2013 de 27 de septiembre de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización establece una serie de medidas para atraer inversores, emprendedores, profesionales altamente cualificados, investigadores y trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales.

Entre estas medidas figura la creación de procedimientos específicos más ágiles para la obtención de permisos de residencia, tanto para los propios inversores como para los miembros de su familia, cónyuge,  hijos menores de 18 años y mayores de esta edad que dependan económicamente del inversor (Golden Visa).

¿Quién puede solicitar el visado de residencia como inversor?

Pueden solicitar el visado de residencia como inversor o la autorización de residencia los extranjeros que acrediten haber realizado alternativamente una inversión de:

  • Dos millones de euros en títulos de deuda pública española.
  • Un millón de euros en acciones o participaciones sociales de sociedades de capital españolas con una actividad real de negocio.
  • Un millón de euros en fondos de inversión, fondos de inversión de carácter cerrado o fondos de capital riesgo constituidos en España.
  • Un millón de euros en depósitos bancarios en entidades financieras españolas.
  • Bienes inmuebles en España por un importe igual o superior a 500.000 Euros, libre de toda carga o gravamen.

inversión extrenjeraLos abogados de VBB somos especialistas en la aplicación de la Ley 14/2013. Ofrecemos a nuestros clientes un asesoramiento experto en materia inmobiliaria, asegurando que la inversión se lleve a cabo con todas las garantías.

Nuestros servicios abarcan desde la comprobación de la situación urbanística, administrativa y registral de la finca, la preparación de la documentación, redacción o supervisión de contratos, hasta la liquidación de impuestos y cumplimiento de todas las obligaciones legales y fiscales derivadas de la compraventa.

VBB Abogados también se encarga de la obtención de visados y autorizaciones de residencia para el cliente y su familia, recopilando la documentación necesaria en cada caso, preparando la solicitud de forma que quede garantizada la concesión, y realizando el seguimiento del expediente hasta su resolución.

El visado de residencia que se expide al amparo de esta Ley constituye título suficiente para residir en España durante un año, sin necesidad de tramitar la tarjeta de identidad de extranjero.

La autorización de residencia permite residir en España durante dos años y pueden solicitarla aquellas personas que, siendo titulares de un visado de inversor, haya viajado como mínimo una vez a España, dentro del período de vigencia del mismo.

La renovación de la residencia podrá efectuarse aun existiendo ausencias superiores a seis meses al año.

¿Qué es la inversión extranjera directa?

En términos generales una inversión es la colocación de capital con la finalidad de obtener una ganancia futura.

La inversión es directa si quien la realiza, ya sea persona física o jurídica, coloca sus activos en una empresa concreta o los destina a la compra de bienes físicos, por ejemplo, un inmueble, manteniendo el control total de su negocio.

Por el contrario, la inversión es indirecta cuando los fondos se canalizan a través de un vehículo de inversión (fondo o cartera) que reúne el capital de varios inversores y lo utiliza para comprar activos, con el fin de obtener una rentabilidad; de esta forma el inversor tiene derecho a percibir una parte del beneficio, pero no tiene el control sobre la asignación de su dinero, que es gestionado por un experto.

Si la inversión directa se realiza en un país extranjero, hablamos de inversión extranjera directa. Es decir, es la inversión que proviene de inversionistas extranjeros que incorporan su capital de manera directa en negocio o actividad determinada dentro de otro país.

¿Cuál es el papel del abogado en una inversión extranjera?

Es fundamental que la intervención del abogado en el proceso de inversión tenga lugar desde el mismo momento en que se toma la decisión de colocar un capital en un país extranjero, con el fin de garantizar el buen fin de la misma y la satisfacción de las expectativas de obtener ganancias que persigue el inversor.

Su función abarca desde el asesoramiento en la elección del objeto a invertir, sea una empresa o un bien, la estimación de la rentabilidad, el análisis de su situación jurídica (diligencia debida), consecuencias fiscales, etc., pasando por la negociación de las condiciones de la inversión, redacción de contratos, y el apoyo durante todo el plazo de vigencia de la inversión.

En el caso de la inversión inmobiliaria, en particular, el cometido del abogado consiste en analizar la rentabilidad para su cliente, estudiar la situación legal de la finca para localizar y actuar sobre cualquier cuestión (registral, urbanística o constructiva) que pueda afectar al proceso de inversión o a su resultado, realizar la planificación fiscal, así como la redacción o revisión de todos los contratos relacionados con la inversión (documentos de reserva, contratos de arras, opción de compra, promesas de compraventa, depósitos, escrituras).

¿Cómo se calcula la rentabilidad de una inversión inmobiliaria?

Calcular la rentabilidad de una inversión inmobiliaria es un paso fundamental antes de tomar la decisión de compra. Para entender cómo calcular la rentabilidad de una inversión inmobiliaria, se deben conocer los diferentes tipos de rentabilidad que ofrece una inversión: la rentabilidad bruta y la rentabilidad neta.

La rentabilidad bruta anual se calcula, dividiendo el importe de la renta anual por el precio de la compra y multiplicando por 100 el resultado. Por ejemplo, si el precio de una casa es de 300.000 euros y el importe de la renta es de 1.300 euros mensuales, la rentabilidad sería: (1300 x 12) / 300.000) x 100 = 5.2%. La rentabilidad bruta anual de su inversión sería del 5,2%.

Para calcular la rentabilidad neta se debe realizar la misma operación, pero deduciendo de la renta anual los gastos vinculados a propiedad (Impuesto de Bienes Inmuebles, honorarios de administración, gastos de reparaciones, cuotas de la comunidad de propietarios, etc.)

¿Qué es una inversión inmobiliaria?

Una inversión inmobiliaria es aquélla que consiste en destinar un capital a la adquisición de un bien inmueble (edificio, piso, local, solar, etc).

La inversión en activos inmobiliarios está de moda. La mejora de la economía, el aumento de los precios del alquiler, la revalorización de los inmuebles y el auge turístico están llevando a la inversión inmobiliaria de vuelta a los años de bonanza.

Esto conlleva que la inversión inmobiliaria sea percibida como un activo capaz de ofrecer un retorno prácticamente asegurado. Las grandes capitales siguen siendo, en general, las plazas más rentables, aunque hay otros municipios atractivos por su potencial turístico, así como otras modalidades de inversión inmobiliaria capaces de ofrecer rendimientos de gran atractivo. Los locales, las oficinas, los garajes y los almacenes y el suelo industrial son algunos ejemplos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies