El delito en el derecho penal

El delito en el derecho penal

Un delito es un acto contrario a las normas, definido como tal en el Código Penal, que conlleva la imposición de un castigo por parte de un juzgado o tribunal.

Los delitos pueden clasificarse bajo diferentes puntos de vista. Por ejemplo, podemos distinguir entre dolosos y culposos (o imprudentes): el delito doloso consiste en realizar un acto con plena conciencia y voluntad; la persona que lo comete lo hace con conocimiento e intención: Por el contrario, el delito culposo es el resultado de una imprudencia, es decir, por la falta de cuidado o por no observar unas mínimas medidas de diligencia, aunque el resultado sea previsible.

También podemos distinguir entre el delito por comisión y por omisión. El primero se comete cuando se realiza una acción (disparar un arma, robar un bolso, conducir bajo la influencia del alcohol, vender drogas, etc);el delito por omisión consiste en no hacer algo cuando se está obligado a hacerlo, de lo que deriva un daño o perjuicio para un tercero (por ejemplo, no prestar auxilio a una persona que ha sufrido un accidente).

Finalmente, se distingue entre delitos graves, menos graves y leves, en función de la gravedad de la pena con que se castiga.

Cómo se define el delito en el derecho penal

Los delitos no son siempre los mismos en todo tiempo y lugar. Hay acciones que son constitutivas de delito en unos países y otros no (como el adulterio o el blanqueo de capitales); también ocurre actos que eran considerados delictivos en algún momento después dejaron de serlo. Por ejemplo, hace algunos años se consideraba delito que el marido o la esposa se marcharan del domicilio familiar (abandono de hogar), o conducir un vehículo sin seguro obligatorio. Ambas infracciones han dejado de tener relevancia penal en la actualidad.

En virtud del principio de legalidad, una acción u omisión solo es constitutiva de delito cuando figura definida como tal en el Código Penal en el momento de su comisión.

La pena a imponer en la sentencia será la que prevé el código en la fecha de comisión del delito. Sin embargo, si la pena prevista en el momento del juicio es más beneficiosa, deberá imponerse esta última.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*