Alquiler con opción a compra

Alquiler con opción a compra

El alquiler con opción a compra es una modalidad de acceso a la vivienda que puede tener beneficios tanto para el propietario como para el inquilino del inmueble.

Para el inquilino supone que la cantidad abonada mensualmente en concepto de renta se deduce del precio final de compra, por lo que ya no se considera un “dinero perdido”, sino una inversión, así como le permitirá ahorrar durante el plazo del arrendamiento hasta por ejemplo tener el importe necesario para poder acceder a un crédito hipotecario (caso en que la entidad bancaria solo conceda una financiación del 70 u 80% de tasación del inmueble).

Para el propietario también hay ventajas como asegurarse el pago de una cantidad mensual, más el seguro que supone el pago de la prima y mantener ocupada la vivienda con la consiguiente rentabilidad.

¿Qué es un contrato de alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra es un contrato doble, compuesto por un contrato de arrendamiento(donde figuran todas las condiciones relativas al alquiler de la vivienda)y uno de opción de compraventa (donde se fijan las condiciones para la compra de la vivienda).

El inquilino podrá residir en la vivienda durante el periodo estipulado (normalmente de uno a tres años, coincidiendo con el plazo de duración contemplado en la Ley de Arrendamientos Urbanos). Y tras dicho periodo, tendrá derecho a comprarla por el precio acordado, del que se deducirán las rentas (todas o parte) pagadas en concepto de alquiler mensual hasta dicho momento.

Normalmente se acuerda el pago del inquilino al propietario de una prima inicial, normalmente una cantidad mayor a la que se aporta como fianza, para asegurar la compra de la vivienda. Si finalmente el inquilino decide no comprar la prima se pierde.

Es conveniente que en el contrato se reflejen muy claramente todas las condiciones tanto del arrendamiento como de la compra.

Respecto al arrendamiento es necesario detallar:

  • Plazo de duración del alquiler.
  • Renta mensual de alquiler y quien se hará cargo de los gastos de la comunidad de propietarios (ordinarios y/o extraordinarios) y pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Si no se compra la vivienda las rentas pagadas se pierden.
  • Sistema de actualización de la renta (IPC).
  • Posibilidad o no de llevar a cabo reformas/obras en la vivienda.
  • Plazo durante el cual el inquilino puede ejercer su derecho de compra.
  • Si se producen retrasos o impagos de la renta se pierde la opción de ocmpra y la prima aportada.

Respecto al contrato de compraventa es necesario especificar:

  • Precio final de la compraventa.
  • Porcentaje a descontar (parcial o total) de las rentas del alquiler en el precio de venta.
  • Prima inicial que tiene que pagar el arrendatario/comprador (y que en su caso de descontará del precio final de la venta).
  • El contrato puede inscribirse en el Registro de la Propiedad para que sea exigible a terceros.

El alquiler con opción a compra es una buena solución para aquellos que esperan adquirir una vivienda en propiedad a medio plazo, a la espera de una mejora económica o de mayores facilidades para obtener un crédito hipotecario.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*